· 

¿Qué pasa con los saldos a favor?

Es 17 de agosto y he descubierto algo maravilloso en mi declaración de pagos provisionales de impuestos, dice que tengo un saldo a favor de IVA por $ 2,350.00, no tengo ni la más remota idea de qué quiera decir eso, pero suena fantástico.

Esa es la expresión de muchos contribuyentes cuando los contadores les hacemos llegar los acuses de sus declaraciones donde constan saldos a favor, y es cierto, hay ocasiones en las que por la propia naturaleza de los negocios se generan saldos a favor, regularmente de IVA y en otras ocasiones de ISR, pero ¿Cómo y por qué se generan? ¿Son un derecho, puedo cobrarlos, me los descuentan o qué hago con ellos? Son algunas de las preguntas que se hacen muchos emprendedores y empresarios todos los meses, vamos a irle dando respuesta.

Es importante que sepas que los saldos a favor de IVA se generan en los meses en que el IVA que pagas en tus compras es mayor a IVA que cobras en tus ventas, es decir, sale más IVA del que entra, y como tenemos derecho a acreditarlo, esa diferencia se convierte en un saldo a favor con el que puedes hacer 1 de 3 cosas:

  1. Acreditarlo, esto se refiere a que lo utilizarás para pagar el IVA a cargo que resulte en los próximos meses, en este caso las personas morales deben plasmar el detalle de este acreditamiento dentro de su declaración mensual en el sistema de Declaraciones y Pagos o Pago Referenciado, para las personas físicas basta con incorporarlo dentro del IVA acreditable en la nueva plataforma de DyP en tanto no se modifique.
  2. Compensarlo, esta es interesante, ya que con tu saldo a favor de IVA puedes pagar otros impuestos a cargo como los pagos provisionales de ISR e incluso las retenciones de ISR por sueldos y salarios, asimilados o servicios profesionales. Para que tu compensación sea válida basta con que la declaración en la que se generó el saldo a favor y la declaración en que se compensa se hagan en el sistema DyP o Pago Referenciado, y plasmar el detalle de este en la declaración del mes.
  3. Solicitarlo en devolución, la más engorrosa y complicada de las opciones, el SAT dispone de una serie de mecanismos que hacen complicado que una devolución de saldos a favor de IVA funcione para la gran mayoría de contribuyentes, es un proceso que aún se hace presencial y hay que incorporar paquetes enteros de documentación, yo por lo regular, recomiendo a todos mis clientes utilizar los saldos a favor vía compensación o acreditamiento, ya que en esos casos el beneficio es inmediato y 100% seguro.

Por otro lado, están los saldos a favor de ISR, éstos solo se pueden generar al cierre del ejercicio, es decir, en la declaración anual, en el caso de las personas que tienen ingresos por salarios y el patrón les efectúa retenciones, éstos tienen el derecho de presentar su declaración anual e incorporar todas sus deducciones personales, en cuyo caso, si todo cumple con los requisitos, entran dentro del programa de devolución automática y a más tardar en 5 días hábiles tienes el depósito en tu cuenta.

 

Éste año el proceso de devolución fue muy ágil y anunciado por la autoridad, nosotros en el despacho tramitamos muchas devoluciones para este tipo de contribuyentes y TODAS fueron exitosas, así que muy atento el próximo año y ve reuniendo desde ahora los comprobantes de todas tus deducciones personales como colegiaturas, honorarios médicos y dentales, gastos funerarios, intereses por créditos hipotecarios, aportaciones voluntarias a tus fondos de retiro, entre otros.

 

En el caso de los contribuyentes que tienen actividades empresariales y cuyos pagos provisionales o retenciones resultaron mayores que el impuesto anual, también tienen derecho a solicitar en devolución el ISR a favor o en su defecto compensarlo en meses posteriores, en estos caso ambos procesos son igualmente simples y fáciles de tramitar, por lo que dependerá de tu estrategia fiscal definir qué te conviene más, si solicitar que te devuelvan el monto que ya pagaste, o dejarlo en reserva como un colchón que te permita afrontar futuros pagos.

Yo siempre recomiendo la segunda opción, ya que te ayudará a aligerar la carga fiscal en los próximos meses, lo que te permitirá planear mejor el cumplimiento de tus obligaciones fiscales, contrario a que recibas el dinero hoy y te lo gastes en algo que quizá no tenga nada que ver con el negocio, y en los próximos meses estés padeciendo porque se acerca el vencimiento de la línea de captura y la liquidez no es la mejor para efectuar el pago. La decisión es tuya.

 

Nos leemos la próxima semana, mientras tanto recuerden seguirme en Twitter @ALFREDOCOBOS y echarle un vistazo a las actualizaciones de nuestra página web, sepan que esto es un diálogo y sin ustedes este blog no funciona, así que espero leerlos, quedo pendiente de sus comentarios, dudas y aportaciones.

 

Alfredo Cobos.

C&G Consultores PYME

Director General.

Escribir comentario

Comentarios: 0